Sin compradores y sin poder articular las medidas adecuadas para guardar las distancias que marca el protocolo de lucha contra el COVID-19, la mayor parte de las cofradías de la ría de Arousa han decidido echar el cierre y cancelar la extracción de marisco en Os Lombos, O Bohído y Cabío. 

Esta medida afecta a la última semana del libre marisqueo, pero es muy probable que continúe mientras se mantenga la alerta nacional que ha decretado el Gobierno. La decisión se ha tomado a la espera de que la Consellería do Mar decrete el cese de la actividad extractiva, por lo que todo el sector se quedará sin ingresos inmediatos debido a la situación de pandemia, una circunstancia que está en manos de la administración solucionarlo lo antes posible. 

El patrón mayor de A Illa, Juan José Rial Millán, reconocía ayer que el trabajo que «estábamos realizando en los bancos marisqueros nos convierte en población de alto riesgo de contagio, ya que es imposible que podamos guardar las distancias que exige una situación como la que estamos sufriendo», señala. 

Vea la noticia completa en Faro de Vigo.