Con el objetivo de mejorar las condiciones de comercialización del marisco de A Illa mediante la preservación de la calidad de sus productos, la OPP20 puso en marcha la mejora del aislamiento térmico de la zona de venta de la lonja protegiendo el marisco de las temperaturas externas.

El verano en A Illa deja en el interior de la lonja temperaturas muy elevadas, alcanzando incluso los 37 grados. Este calor, aumentado por el asfalto que rodea el edificio y por su cubierta de chapa, hace que el marisco se someta a un estrés térmico que puede mermar su calidad. Por ello, estos días se está completando el trabajo de recubrimiento con paneles de material aislante el tejado de la lonja que va a impedir que la estructura se recaliente como viene ocurriendo hasta ahora.

Rebajar las elevadas temperaturas que se registran en la sala de subastas durante el verano no solo mejorará las condiciones de conservación de los productos que allí se comercializan, sino que hará más llevadera la estación tanto para los productores cómo para quien acude a comprar.

Esta actuación se encuadra en la línea de promoción de la mejora de las condiciones de comercialización de los productos del Plan de Producción y Comercialización de la OPP-20.